La enfermedad de McArdle es una condición rara (Hughes et al. 2005), que se estima afecta a 1: 100,000–140,000 pacientes (De Castro et al. 2015; Santalla et al. 2017). La enfermedad de McArdle (enfermedad de almacenamiento de glucógeno tipo V, OMIM® 232600) es el trastorno más frecuente del metabolismo del glucógeno muscular

Causa:

Esta enfermedad autosómica recesiva es causada por mutaciones patógenas (la más común es la mutación de parada del codón p.R50X) en ambos alelos del gen PYGM (MIM # 608455) que codifica la isoforma esquelético-muscular de la glucógeno fosforilasa, ‘miofosforilasa’, lo que conduce a una deficiencia total de la enzima (Santalla et al. 2014).

Debido a que la miofosforilasa cataliza la descomposición del glucógeno en glucosa 1-fosfato en las fibras musculares esqueléticas, los pacientes no pueden obtener energía de sus reservas de glucógeno muscular (Santalla et al. 2014). Este trastorno provoca «intolerancia al ejercicio» en prácticamente todos los individuos afectados, que normalmente se manifiesta en forma de crisis agudas de fatiga indebida y dolor muscular y rigidez desde la infancia (Lucia et al. 2012)

Debido a que la miofosforilasa cataliza la descomposición del glucógeno en glucosa 1-fosfato en las fibras musculares esqueléticas, los pacientes no pueden obtener energía de sus reservas de glucógeno muscular (Santalla et al. 2014). Este trastorno provoca «intolerancia al ejercicio» en prácticamente todos los individuos afectados, que normalmente se manifiesta en forma de crisis agudas de fatiga indebida y dolor muscular y rigidez desde la infancia (Lucia et al. 2012)

Una característica distintiva

de la enfermedad de McArdle es el fenómeno del segundo aliento, que ocurre después de unos 10 minutos de ejercicio dinámico (p. Ej., Caminar a paso ligero, andar en bicicleta) y se caracteriza por un alivio repentino en los sentimientos de mialgia y disnea, así como en la taquicardia, que había comenzado con el ejercicio (Scalco et al. 2014.

Está causada por un defecto en el gen que produce una enzima llamada glucógeno fosforilasa. El cuerpo no puede descomponer el glucógeno en los músculos. Es un trastorno genético autosómico recesivo, lo cual significa que uno debe recibir una copia del gen defectuoso de ambos padres.

Consecuencias

Este trastorno provoca «intolerancia al ejercicio» en prácticamente todos los individuos afectados, que normalmente se manifiesta en forma de crisis agudas de fatiga indebida y dolor muscular y rigidez desde la infancia (Lucia et al. 2012). Paradójicamente, los pacientes que son físicamente activos se ven menos afectados que sus compañeros inactivos (Lucia et al. 2012). Los estudios previos no controlados han informado los beneficios de las intervenciones supervisadas de ejercicio aeróbico de intensidad moderada (60–70% de la frecuencia cardíaca máxima) para los pacientes con enfermedad de McArdle.

Mutaciones

Este trastorno es causado por mutaciones en el gen PYGM, con más de 150 variantes patógenas descritas hasta la fecha. La funcionalidad de esta enzima se pierde completamente en las biopsias musculares de los pacientes, cuando se mide con una prueba bioquímica estándar que no permite determinar los niveles de proteína M-GP. Los pacientes tienen una deficiencia hereditaria en la isoforma muscular codificada por el gen PYGM del enzima glucógeno fosforilasa (M-GP), que cataliza la degradación del glucógeno para proporcionar glucosa en este tejido. Esto afecta considerablemente la capacidad del músculo para producir energía y causa intolerancia al ejercicio que se manifiesta típicamente como fatiga, dolor, rigidez y contracturas. En algunos pacientes, el ejercicio también desencadena rabdomiolisis, que conduce a mioglobinuria («orina oscura») (Santalla et al. 2017).